(Télam – Carlos Brigo)
(Télam – Carlos Brigo)

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, tendrá a partir de hoy la facultad de clausurar ramales ferroviarios en forma definitiva y proceder al levantamiento de las vías e instalaciones. Así lo dispone el primer artículo del decreto 652/2017 firmado por el presidente Mauricio Macri y publicado en el Boletín Oficial.
Hasta el momento, para realizar este tipo de procedimiento era necesario la firma del Presidente, pero fuentes del Gobierno consultadas por Infobae explicaron que el objetivo de la modificación es una "mayor rapidez" a la hora de implementar una propuesta puntual.
"Está pensado para casos como el levantamiento de vías del tren Urquiza, en Lacroze, para la urbanización de la villa Fraga que está al lado. Antes se requería de un decreto presidencial para hacerlo, ahora esa facultad se delegó al Ministerio de Transporte para que pudiera hacerlo directamente", señalaron desde el Ejecutivo.






Ricardo Jaime suma un nuevo procesamiento por su millonario yate

El juez Casanello determinó que pertenecía al exfuncionario, que tiene tres condenas y otro procesamiento.



Jaime sigue sumando complicaciones judiciales.
Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte durante el gobierno kirchnerista, fue procesado por el juez Sebastián Casanello, quien determinó que el yate Altamar 64 de un millón de dólares, es de su propiedad. El exfuncionario se encuentra preso desde el 2 de abril, cuenta con tres condenas en su haber y está procesado por irregularidades en la compra de trenes.
De esta manera, de acuerdo a lo que informa el sitio TN, el Juez consideró que Jaime es el dueño de la embarcación, valuada en un millón de dólares. El barco había sido descubierto en 2013 en Uruguay, donde los dueños, que lo habían llevado al puerto para reparar, lo dejaron abandonado y nunca lo reclamaron. En junio de este año, Casanello había decidido entregarle al Ministerio de Seguridad de la Nación el yate para la lucha contra el crimen organizado.
Jaime está preso por la adquisición de trenes a España y Portugal. Ya fue condenado por intentar ocultar pruebas en un allanamiento y por recibir dádivas de empresarios a los que debía controlar. Además, tiene una condena aún no firme por la tragedia de Once y en mayo fue procesado, junto a Julio De Vido, por omisión de control sobre las concesiones ferroviarias.